de del

Seat León ST Cupra, un familiar provocador

Seat poco a poco se va uniendo a la ya tradicional moda de sus hermanas alemanas, sobre todo Audi, de contar en sus gamas con un familiar de altas prestaciones. Quizá en España, el vehículo familiar no cuente con tanto tirón como en los países del norte de Europa. De ahí que primero llegue a esos países y su aterrizaje en nuestro mercado se demore hasta junio.

La crisis y la sobreproducción han provocado el ajuste de las fábricas a la demanda. Los vehículos que salen de una fábrica están vendidos. Y se fabrica según piden los importadores. Esto ha condicionado que el Seat León ST Cupra llegue con el motor de cuatro cilindros de 2.0 litros y con la mayor potencia, 280 caballos.

La variante Cupra en las carrocerías de tres y cinco puertas del León está disponible con dos potencias de 265 y 280 caballos. La primera desaparecerá en junio cuando llegue el ST Cupra, y quedará sólo disponible la más potente. El motivo no es otro que la demanda ya que el 96% de los 250 Cupras vendidos en España el año pasado lo hicieron con el motor de 280.

No se conocen los precios, pero si tomamos como base los 32.700 euros de los que parte el Seat León Cupra de cinco puertas, podemos suponer que comenzarán en unos 33.000 euros .

El Seat León ST Cupra estará disponible con el cambio manual de seis velocidades o con el DSG automático de también seis velocidades. Con el primero acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 6 segundos, mientras que con el segundo necesita una décima más. La entrega máxima de potencia se da entre el rango de 5.600 a 6.500 revoluciones por minuto y cuenta con un par de 350 Nm entre 1.750 y 5.600 vueltas.

Lo que lo diferencia de sus hermanastros dentro del grupo Volkswagen como, por ejemplo el Audi S4 Avant, es que el Seat León ST Cupra no tiene tracción integral a las cuatro ruedas. De ahí que se incorpore un diferencial autoblocante que nos permite mantener la trayectoria repartiendo la fuerza del motor en el mismo eje a la rueda que más tracción necesite.

Quizá familiar y ágil parezcan contradictorios. No lo son. El León ST Cupra pesa 80 kilos más que el León Cupra de cinco puertas. Más kilos que no se notan. El trabajo de los ingenieros de Seat sobre la suspensión trasera es perfecto. El vehículo tiene aplomo, apoya bien en curva y desliza lo justo y, en mayor o menor medida, según las necesidades de diversión del conductor.

No nos olvidamos de las llantas de 19 pulgadas (con neumáticos de 235 mm de ancho y 35 mm de perfil) entre las que se adivinan unas pinzas de freno rojas sobre unos discos de 340x30 mm delante y de 310x22 mm detrás.

No cabe duda que el León ahora es más discreto. También le ocurre a la variante Cupra. Si vemos una rejilla especial delantera que parece prolongarse en el faldón delantero; mientras que detrás las dos salidas de escape le delatan, además del emblema Cupra delante y detrás.

Esto puede ir en un color, pero se pueden adquirir para los más atrevidos, varios color packs. Entre ellos destaca la combinación del gris con el naranja. Este último iría en el borde de la calandra delantera, en las llantas y en las carcasas de los retrovisores.

Y de los consumos, Seat homologa 6,6 litros para el DSG y 6,7 litros para el cambio manual. Durante la prueba en 50 kilómetros de autovía en modo Cupra con aceleraciones bruscas, no bajamos de 10 litros. En el recorrido inverso, en modo Confort, usando con tacto el acelerador y en su mayoría cuesta abajo, promediamos ocho litros.